Saltear al contenido principal

El caballo es un mamífero del grupo de los herbívoros. Es un animal de pasto con un sistema digestivo adaptado para consumir altos niveles de fibra vegetal por lo que no respetar este hecho, puede causarle graves trastornos digestivos y hasta la muerte.

En efecto, el caballo no tolera grandes raciones de alimentos concentrados ni bajos niveles de forraje/heno. Si queremos disfrutar durante muchos años de un caballo sano, que rinda en el trabajo, nuestra prioridad debe ser proveerlo de una ración alimenticia equilibrada que además minimice la aparición de estos desórdenes digestivos.

Pero, ¿cómo hacemos esto? Formular una dieta o idear una alimentación que cubra todas sus necesidades energéticas y vitamínicas no será tarea fácil; algunos lo consideran una mezcla entre arte y ciencia porque en muchas ocasiones lo que funciona para un caballo, no funciona para otro. ¡La nutrición equina no es una ciencia exacta!

Realmente en nuestro país se ha escrito relativamente poco respecto a cómo alimentar correctamente a estos animales y la documentación publicada, en su mayoría, está en inglés. Si además tenemos en cuenta que muchos aficionados, criadores y en general gente del mundo del caballo, se basan en conceptos errados transmitidos por tradición de una generación a otra, entonces nos encontramos con las malas costumbres.

Estos malos hábitos en el manejo de la alimentación equina, no sólo repercuten en el rendimiento del caballo, impidiendo por ejemplo que desarrolle la masa muscular necesaria para el trabajo exigido, sino que además ponen en riesgo su salud porque no olvidemos que  un caballo obeso, no es sinónimo de saludable. Esto es especialmente importante en el caso de potros en crecimiento ya que un adecuado manejo del potro y su alimentación serán la clave para un futuro desarrollo músculo-esquelético y un rendimiento en el esfuerzo, correctos.

Hoy en día, existe tanta información y variedad de productos que esta tarea puede convertirse en un verdadero quebradero de cabeza.

Por lo tanto, la idea presente aquí es transmitir información actual y veraz; con herramientas prácticas que te permitan ser creativo a la vez que cauteloso, a la hora de alimentar a tu caballo de forma saludable.

Nuestra  finalidad es conseguir caballos físicamente fuertes y sanos, con el correspondiente reflejo en su pelaje, crines y cascos; desmitificando falsos conceptos y contribuyendo al bienestar físico y emocional de estos maravillosos animales.

Bárbara García

Nutricionista Equina y Acupuntora

barbara@caballosdescalzos.com

Volver arriba