Saltear al contenido principal
La Matriz Córnea

La matriz córnea

La matriz córnea, cascos sanos y equilibrados. Hablar de un tema tan complejo como este, no es fácil, por lo amplio y espeso, pero so pena de quedar simple, a ver si en estas líneas puedo expresar lo que quiero decir, cuando la matriz cornea está comprometida.

En diversos diccionarios, encontramos definiciones que nos pueden ayudar a ilustrar este artículo, como por ejemplo:

Matriz ósea. Parte no celular del tejido óseo, constituida por sales minerales y fibras de colágeno, en donde se encuentran, de forma dispersa, las células óseas de diferentes tipos.

Matriz de queratina ungueal ploriferante. Zona de origen y producción de la uña. Esta zona es fácilmente diferenciable por su color rosa más blanquecino debido a su mayor grosor y lleva el nombre de lúnula, en humanos.

Matriz tubular de casco equino. La cápsula del casco está formada por diferentes tipos de queratina, hay zonas del casco donde estos tipos de queratina se pueden entremezclar, ranilla, pared interna, pared media. Dando a lugar a una multitud de funciones, que de estar equilibradas darán un rendimiento óptimo a una estructura en particular.

La pared del casco tubular y la suela está compuesta de queratina dura, esta es rica en enlaces disulfuro y tiene una gran fuerza física. El periople, ranilla y la parte no pigmentada ( stratum internum) son ricas en grupos sulfhidrilo, pero pobres en enlaces disulfuro y tienen una menor fortaleza física pero una mayor elasticidad (Bragulla et al. 1994)

De hecho, hay docenas de diferentes moléculas de queratina en el casco, con pesos moleculares en el rango de 40-70 kDa (la unidad de masa atómica) con diversos grados de dureza y concentración de azufre, dispuestos en los diferentes  tejidos del caso de acuerdo con su destino funcional.

¿Cómo crece el casco?

Como bien sabemos, el casco crece durante toda la vida del caballo. Al igual que nuestro pelo o uñas. Pero en relación al título de este articulo la matriz, intentando no perder el hilo, veamos las diferentes “capas” del casco, y como mezcladas entre sí, de una manera equilibrada, confieren al conjunto una matriz solida y sana.

La primera “capa” o pared que nos encontramos es el Periople, pared externa (estrato externo). Se produce en su propia dermis denominada dermis perióplica.  Este cuando está sano y funcional, protege al rodete coronario de una presión excesiva, proveniente del impacto de la zancada. Además dota a la pared media (la tapa) de una humedad constante. Las funciones del Periople son numerosas, pero nos iríamos fuera del contexto al que me quiero centrar.

La segunda “capa” o pared que nos encontramos, es la tapa, pared media (estrato medio). El crecimiento y la regeneración continua de la pared media del casco (la tapa), se produce desde la banda coronaria, en la dermis coronal, donde las células germinales (células basales epidérmicas) producen poblaciones de células hijas (queracinocitos o células productoras de queratina) que maduran y que queratinizan, añadiendo continuamente pared del casco proximal, y descendiendo suman pared hasta el suelo.

La tercera “capa” o pared que nos encontramos, es la pared interna (estrato interno) conocida como línea de agua, capa no pigmentada. Esta aporta diferentes e interesantes funciones al casco, numerosas también pero entre ellas. Funciona como un “tampón” entre la tercera falange y la pared media, (la tapa), está dotada de más cuerno intertubular, siendo más flexible. Protege  de presiones excesivas a la tercera falange. Esta “capa” tiene la capacidad, de crecer o añadir queratinocitos, allí donde las presiones son mas excesivas, organizando estas en su porción, para una correcta distribución de la energía dentro del pie.

También es la pared donde los caballos en estado “salvaje” y domésticos descalzos, afirman su peso en la zancada, en colaboración con todas las otras estructuras llamadas a tal efecto, parte de la suela, barras, talones, ranilla… O así debería ser

En esta foto apreciamos una matriz sólida, se aprecia como la pared no pigmentada se entremezcla, se fusiona correctamente con la pared media, la tapa. Este caballo tiene una alimentación adecuada y trabaja a diario, las necesidades de movimiento están cubiertas así como las propias del entorno.

En los últimos tiempos han salido numerosos estudios,  que nos hacen redescubrir, como estas tres capas crecen. Cuáles son los diferentes tejidos que las originan y lo más importante para nosotros los profesionales, la función de las mismas. Entendiendo la estructura y su función podremos a la hora de interpretar el casco, adecuar los cuidaos correctos para su rehabilitación.

Por otro lado la incomprensión, la mala interpretación o la interpretación demasiado “personal” ha hecho que haya un sinfín de técnicas, recortadores, escuelas que sin fundamento y si con afán de lucro. Están llevando en ocasiones al barefoot a una práctica sin fondo, y si llena de caballos adoloridos y propietarios descontentos. Deberíamos siempre investigar la profesionalidad de la persona encargada de la salud de nuestro caballo. Y ante la duda recurrir a un contrastado herrador. En lo que al pie se refiere.

Existen diferentes técnicas y “escuelas” que defienden sistemas invasivos de recorte, eliminando la función nuevamente de las estructuras que la naturaleza doto al caballo. En este caso se promueve la total carga solear al recortar la pared hasta la línea blanca. Desgraciadamente esto es muy frecuente.

Todas las estructuras del pie  tienen una función. Dentro del pie hay unos cuantos años de evolución, y no estamos todavía en un punto donde podamos decir que lo comprendemos absolutamente todo, tal i como pasa con la medicina humana.

Volviendo al tema del artículo; las investigaciones nos han proporcionado una evidencia de que el cuerno intertubular de la pared interior (estrato interno) también se origina en las laminas dérmicas, y crece de dentro hacia fuera, mezclándose con los túbulos de la pared exterior (estrato medio) para formar la matriz de este conjunto.

Así, los cascos sanos y más equilibrados contienen una matriz sana, para entenderlo, las dos paredes se fusionan, estrato interno y externo. El conjunto se vuelve funcional, protector a la vez que robusto frente a las agresiones externas o agentes infecciosos etc.

Por el contrario, un pie que tenga una matriz pobre, será más propenso a grietas, infecciones de la pared o incluso de la línea blanca.

Aquí vemos un pie de un caballo que aunque el entorno es adecuado, la alimentación no era demasiado balanceada en un momento dado, recordemos que lo que vemos en esta porción es el pasado no el presente de lo que crece, la matriz del casco, de la pared, ocurre en las partes proximales del periople. Aunque pequeñas porciones intertubulares puedan interdigitarse en partes mas distales. Como se puede observar, hay después de pasar la lima una diferencia marcada entre las dos paredes, incluso existe una grieta que las separa en el punto 1. En el punto 2 observamos marcadamente la diferencia entre las dos paredes.

¿A que es debido que un casco tenga una matriz más pobre que otro? En algunos casos i con el tiempo he constatado que estos cambios han sido o bien por falta de ejercicio o por falta de hidratación muy prolongada,  en casos de deshidratación crónica leve. Hay caballos que por lo que sea, beben poco, a veces las instalaciones no son lo  suficientemente adecuadas, otras sencillamente el caballo no se hidrata suficiente. Son pocos los propietarios que saben a ciencia cierta si sus caballos beben poco o mucho.

Por suerte no nos encontramos demasiados pies asi en la labor diaria, aunque de vez en cuando aparecen siempre animales desatendidos. Añado esta foto para recalcar que en pies donde la distorsión es incorrecta, donde no hay mantenimiento, además de existir diversos focos enfermos, abscesos etc. La matriz no puede ser correcta como se aprecia. Vemos una pared media gruesa, debido a las presiones soportadas y por el contrario una pared interna pobre. La fusión entre ellas es nula. En los primeros pasos de la lima observamos al detalle la informacíon que nos da la lectura del casco, en este caso.

Otro de los motivos es la falta de estructura y equilibrio del casco, bien sea por recortes inadecuados o por herrajes inadecuados o muy seguidos, o véase también por falta total de mantenimiento. El pie va perdiendo estructura en algunos casos, a la vez que  la falta de estimulo y distorsión correcta hace que  las diferentes matrices del pie no funcionen “fusionen”  bien y tenemos pies enfermos.

Un herraje inadecuado, ajustando el pie a una herradura que no corresponde al pie, elimina función, estresa estructuras. Incide en todo el aparato musculo-esquelético del caballo.y no promueve en absoluto a una matriz equilibrada de las estructuras córneas

En la globalidad de estos pies, no existe una correcta matriz, ya no solo de la parte que nos ocupa en este artículo. Todos los tejidos están enfermos y desequilibrados. El pie como siempre es el resultado de problemas, básicamente metabólicos en estos casos. Falta de mantenimiento y conocimiento por parte del propietario

Una nutrición desequilibrada o un sistema inmune comprometido pueden ser los motivos tal y como ya hemos hablado en otros artículos de diferentes dolencias del pie. Estas pueden ir desde una línea blanca infectada a una infosura y por supuesto una matriz pobre. Las reseñas de este artículo no son determinantes en sí, son datos y lecturas que nos da el casco. El profesional debe en su tarea poner estos datos entre otros en la situación y circunstancias de cada caballo y entorno. Juntamente con el cliente buscamos las causas que determinan estas alteraciones y se corrigen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba